Ciudad de La Plata,
Buscar:
Deportes

Gimnasia y Estudiantes empataron

El Clásico 159 fue muy aburrido y pobre, en el que la lucha fue la protagonista de la tarde. El saldo fue un 0 a 0 cerrado, que prácticamente no tuvo situaciones claras de gol a lo largo de los 90 minutos y en el que abundaron los cartones amarillos.


Primero sacó un poco de ventaja el Pincha, exigiendo con los dos delantero rápidos que puso en cancha Lucas Bernardi: Lucas Melano y Juan Otero. Incluso, la presencia de Melano volcado al a derecha del ataque, obligó al entrenador albiazul, Facundo Sava, a pasar a Facundo Oreja a la izquierda para acompañar al paraguayo Omar Alderete.

Pero esa leve supremacía pincha tampoco duró mucho, porque pasado el cuarto de hora, también tuvo su momentito el Lobo a partir del buen manejo de Brahian Alemán. La pelota debía pasar por el 10 en cada ataque de Gimnasia, aunque esos ataques no eran lo suficientemente agresivos como para asustar a Mariano Andújar.

En estos primeros 45 minutos existieron más amonestaciones que ocasiones de gol, producto de un juego cortado, trabado y con demasiadas faltas por bando. Melano caminó por la cornisa y estuvo al borde de la segunda amonestación en un par de ocasiones, pero el árbitro Diego Abal decidió perdonarlo. Por las dudas, Bernardi lo dejó en el vestuario en el entretiempo y mandó a la cancha a Pablo Lugüercio.

Contaron con una chance cada uno. Primero lo tuvo el Lobo con una media vuelta de OmarAlderete tras un tiro libre de Alemán, pero el balón se fue cerca de la base del caño izquierdo del arquero estudiantil.

Y después lo tuvo el visitante, que con una carambola también estuvo cerca. Iván Gómez sacó un zurdazo que parecía irse lejos, pero un desvío en Campi corrigió la trayectoria aunque no lo suficiente y el disparo se perdió contra un costado.

No pasó más nada en un primer tiempo mezquino en el que ambos equipos se estudiaron tanto que se olvidaron de los arcos.

REPITIERON LA TÓNICA

En el complemento y emulando la pobreza del primer tiempo, también tuvieron una ocasión por bando y nada más.

De movida, se lo perdió de manera increíble Tití Rodríguez para el Pincha El 9 encontró dormida a la defensa mens sana, combinó con Iván Gómez, pero al momento de mandarla contra las piolas remató muy desviado de zurda y el balón se fue contra el caño derecho de Martín Arias.

Por su parte, Gimnasia seguía mostrándose tibió en ataque y por eso Facundo Sava movió le banco y mandó a la cancha tanto a Facundo Pereyra como a Jerónimo Barrales con el fin de ganar peso ofensivo.

Y hubo cierta mejora. El Lobo tuvo su aproximación mediante un buen despegue de Bonifacio, quien llegó al fondo y tiró un centro bajo que no llegó a conectar Barrales debajo del arco. Minutos más tarde Pereyra ensayó una volea después de un centro de Faravelli pero el disparo se desvió en Desábato y salió al córner.

En tanto, en el otro banco también hubo movimiento pisando el minuto 34. Porque el Pincha no atacaba y Lucas Bernardi decidió mover una ficha en la delantera mandando a la cancha a Mariano Pavone por el colombiano Juan Otero. Pero la ecuación no cambió demasiado porque el Tanque prácticamente no entró en juego.

Lo último que pasó en la tarde tuvo que ver con las tarjetas. Porque en el ocaso se fue expulsado el paraguayo Alderete por doble amonestación y porque debió haber seguido sus pasos el ingresado Bolívar, quien le metió una plancha de roja a Braña, pero Abal decidió tan solo amonestarlo.

Tras esto, el árbitro pitó el final de un encuentro que rápidamente quedará en el olvido. El Clásico 159 pasó sin pena ni gloria y sirvió tan solo para sumarle un empate al historial.




Au La Plata