Ciudad de La Plata,
Buscar:
Internacionales

Francisco, contundente: "Hay que defender al no nacido"

En su tercera exhortación apostólica, el Sumo Pontífice ratificó su visión sobre la despenalización del aborto, dijo que "está en juego la dignidad humana" y pidió amor "a cada persona más allá de su desarrollo".


El Vaticano publicó la tercera exhortación apostólica del Papa Francisco, un espacio de reflexión que permite conocer su visión "sobre el llamado a la santidad en el mundo actual". Lo llamó "Gaudete et exsultate" ("Alégrense y regocíjense", en español) y entre los 177 puntos, se destaca "la defensa del inocente que no ha nacido".

Quien acaba de cumplir cinco años de pontificado reafirma la política de la Iglesia contra el aborto y a favor de la vida desde la concepción al sostener que "la defensa del inocente que no ha nacido, por ejemplo, debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo".

"Pero igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya han nacido, que se debaten en la miseria, el abandono, la postergación, la trata de personas, la eutanasia encubierta en los enfermos y ancianos privados de atención, las nuevas formas de esclavitud, y en toda forma de descarte".

Después de "Evangelii gaudium" y de "Amoris laetitia", el documento que se dio a conocer ayer fue firmado el 19 de marzo. La palabra de Francisco en esas páginas conmueve: "No podemos plantearnos un ideal de santidad que ignore la injusticia de este mundo, donde unos festejan, gastan alegremente y reducen su vida a las novedades del consumo, al mismo tiempo que otros sólo miran desde afuera mientras su vida pasa y se acaba miserablemente".

Sus palabras sobre la defensa de la vida, forman parte del capítulo tercero de este nuevo documento, sobre las ideologías que mutilan el corazón del Evangelio.

Austeridad

"Será difícil que nos ocupemos y dediquemos energías a dar una mano a los que están mal si no cultivamos una cierta austeridad, si no luchamos contra esa fiebre que nos impone la sociedad de consumo para vendernos cosas, y que termina convirtiéndonos en pobres insatisfechos que quieren tenerlo todo y probarlo todo", explica.

Respecto de las costumbres que provienen de las tecnologías modernas, Jorge Bergoglio aseguró que "también el consumo de información superficial y las formas de comunicación rápida y virtual pueden ser un factor de atontamiento que se lleva todo nuestro tiempo y nos aleja de la carne sufriente de los hermanos".

En otro tramo del texto se refiere al denominado "bullying", tema recurrente en sus homilías y mensajes especialmente a la juventud, donde repasa que "también los cristianos pueden formar parte de redes de violencia verbal a través de Internet y de los diversos foros o espacios de intercambio digital".

Vale destacar que en su exhortación apostólica de 42 páginas y 5 capítulos, el Papa también cita al primer santo argentino, el "cura gaucho" José Gabriel Brochero.

Compromiso

También forman parte del nuevo escrito de Bergoglio deducciones de índole política. Considera "nocivo e ideológico el error de quienes viven sospechando del compromiso social de los demás, considerándolo algo superficial, mundano, secularista, inmanentista, comunista, populista".

Y sin reparos frente al ala conservadora de la Iglesia, críticos de su pontificado, señala a quienes "lo relativizan como si hubiera otras cosas más importantes o como si sólo interesara una determinada ética o una razón que ellos defienden".

Por último, sobre la cuestión de los inmigrantes, recuerda varios pasajes de la Biblia que llaman a no maltratar a los emigrantes, sino a recibirlos. "No se trata de un invento de un Papa o de un delirio pasajero", indica.




Au La Plata